Algunas de las múltiples versiones de este texto.
Un espacio para la búsqueda de la sabiduría perenne; un lugar de reflexión para mí y todos quienes lleguen aquí como una posta en su camino personal.


Preguntó el príncipe: ¿Habrá en el futuro, quien pueda aprender y seguir los preceptos del Tao de vida que usted ha escrito en estos pergaminos de bambú?
Contestó el maestro: Por favor, amable príncipe, no te preocupes por eso.
Muchas, muchísimas generaciones después, si aún existen buscadores del Tao, hallarán estas enseñanzas.
Hua Hu Ching

El camino del Tao

jueves, 4 de octubre de 2007

Chao-chou preguntó: -¿Qué es el Tao?
El maestro Nan-ch’üan respondió: -Tu conciencia ordinaria es el Tao.
-¿Cómo puede uno ponerse de acuerdo con él?
-Proponiéndote estar de acuerdo, te desvías inmediatamente.
-Pero sin proponérselo, ¿cómo puede uno conocer el Tao?
-El Tao –dijo el maestro- no consiste en conocerlo ni en no conocerlo. Conocerlo supone una comprensión falsa; no conocerlo implica una ignorancia ciega. Si realmente comprendes el Tao, sin lugar a dudas, es como el cielo vacío. ¿Por qué empeñarse en lo correcto y lo incorrecto?


En otras palabras, la gente trata de forzar los acontecimientos, sin comprender que resulta imposible hacerlo: no hay manera de desviarse del fluir de la naturaleza. Puedes imaginar que eres ajeno al Tao -o que estás separado de él- y entonces eres capaz de adoptarlo o no; pero incluso esta suposición se manifiesta desde el interior de la corriente, pues no existe otro camino más que el Camino. Quieras o no, somos eso y con ello armonizamos. Desde un punto de vista estrictamente lógico, esto no significa nada, no nos proporciona ninguna información. Tao es simplemente un nombre que designa todo lo que ocurre o, como dijo Lao Tse: “El principio del Tao es lo que acontece por sí mismo (tzu-jan)”
(continuará)
extractado de "El camino del Tao" de Alan Watts

4 comentarios:

LA CARICATURA EXISTENCIALISTA dijo...

Que pasa si una caricatura se deja llevar por el Tao? Y si hablamos de una caricatura existencialista? A buscar lo que no necesita buscarse, se ha dicho, salute!

ani. dijo...

Bienvenida, caricatura, a donde siempre perteneciste, a lo que es tan inútil buscar como dejar de hacerlo. Seas o no existencialista, aquí perteneces, seguro.

Tadeo dijo...

Hola Ani.

Alan Watts también es uno de mis autores favoritos: uno de los puentes místicos más irreverentes (con la irreverencia propia del zen y del taoismo) entre Oriente y Occidente.

Si no mediara tanta distancia geográfica entre nosotros, te invitaría a tomarnos una infusión de manzanilla y a mantener una amena tertulia sobre Watts (¡sería fenomenal!).

Seguiré viniendo por aquí.

ani. dijo...

Tadeo, de verdad sería una charla interesante, y después de todo, quién sabe adónde nos llevan nuestros caminos?

Gracias por venir!