Algunas de las múltiples versiones de este texto.
Un espacio para la búsqueda de la sabiduría perenne; un lugar de reflexión para mí y todos quienes lleguen aquí como una posta en su camino personal.


Preguntó el príncipe: ¿Habrá en el futuro, quien pueda aprender y seguir los preceptos del Tao de vida que usted ha escrito en estos pergaminos de bambú?
Contestó el maestro: Por favor, amable príncipe, no te preocupes por eso.
Muchas, muchísimas generaciones después, si aún existen buscadores del Tao, hallarán estas enseñanzas.
Hua Hu Ching

Capítulo XVI - S. Mitchell

martes, 13 de noviembre de 2007

Vacía tu mente de todo pensamiento.
Que tu corazón esté en paz.
Observa la profusión de seres,
mas contempla su retorno al origen.

Cuanto ser separado mora en el universo
retorna a la fuente común.
Retornar a la fuente es serenidad.

Si no conoces la fuente,
tropiezas con la confusión y la pena.
Cuando conoces de dónde provienes,
de modo natural te vuelves tolerante,
desinteresado, divertido,
de corazón cálido como una abuela,
digno como un rey.
Inmerso en la maravilla del Tao
puedes afrontar cuanto la vida te brinda;
y cuando la muerte llega, estás dispuesto.

3 comentarios:

sabina dijo...

Gracias Ani, por la bienvenida, por visitar mi blog, por la paciencia de recopilar para otros las versiones del Tao. Es realmente inspirador

ani. dijo...

Gracias, Sabina, celebro que te resulte inspirador! Paciencia es uno de los tesoros que más aprecio, y esto es de doble vía, en todo caso: comencé para mí, pero parece ser del agrado de unos cuantos.
Saludos!

D.I.E.G.O. dijo...

mas de lo mismo pero dicho de manera sublime.
gracias Ani.