Algunas de las múltiples versiones de este texto.
Un espacio para la búsqueda de la sabiduría perenne; un lugar de reflexión para mí y todos quienes lleguen aquí como una posta en su camino personal.


Preguntó el príncipe: ¿Habrá en el futuro, quien pueda aprender y seguir los preceptos del Tao de vida que usted ha escrito en estos pergaminos de bambú?
Contestó el maestro: Por favor, amable príncipe, no te preocupes por eso.
Muchas, muchísimas generaciones después, si aún existen buscadores del Tao, hallarán estas enseñanzas.
Hua Hu Ching

Blog Action Day

lunes, 15 de octubre de 2007

Un día durante el cual miles de bloggers acordamos en tratar un mismo tema: la Tierra.
A nivel del Universo, sólo un guijarro verdeazulado que nos cobija. Hasta donde sabemos, el único lugar posible para nosotros en la pequeña porción de infinito que conocemos. Sin embargo, los humanos continuamos negándonos a la realidad, maltratando el refugio que nos ampara, agotando la tierra misma que nos alimenta.
Hace muy poco, un astrónomo irsraelí presentó una teoría según la cual nuestra galaxia, la Vía Láctea, dentro de varios millones de años se unirá con otra, momento en el cual nuestro planeta desaparecería casi con seguridad. Al momento de leer eso, mi primer pensamiento fue: qué significado puede tener para nosotros la posibilidad de la destrucción de aquí a miles de años, si ni siquiera conseguimos que tenga significado hoy?
Mi humilde aporte consiste entonces en invitarlos, junto a todos quienes se han unido a esta campaña, a reflexionar sobre cuál es el futuro posible de nuestro planeta y el mundo que nos hemos construído, si seguimos profundizando el nivel de desequilibrio en el que estamos hoy.
Finalmente, les dejo unos versos de don Atahualpa Yupanqui para que nos ayuden a pensar.

Para el que mira sin ver

Para el que mira sin ver
la tierra es tierra nomás;
nada le dice la pampa,
ni el arroyo, ni el sauzal…

…Campo adentro y cielo limpio
che que es lindo galopear
y sentir que adentro de uno
se agranda la inmensidad
Un mundo en cada gramilla,
adioses en el cardal,
Y pensar que para muchos,
la tierra es tierra nomás.

2 comentarios:

Tadeo dijo...

Cuánta verdad encierran los versos de Don Atahualpa. La Madre Tierra nos da todo, y nuestra especie sigue agotándola sin piedad. Si la humanidad no toma conciencia de su vínculo con el “guijarro verdeazulado que nos cobija”, irremediablemente perecerá en unas pocas generaciones…Y pensar que para muchos, la tierra es tierra nomás…

ani. dijo...

Desgraciadamente, sólo nos queda hacer lo que creamos útil para que el resto, en algún momento, comience a ver lo que hasta aquí prefiere ignorar.