Algunas de las múltiples versiones de este texto.
Un espacio para la búsqueda de la sabiduría perenne; un lugar de reflexión para mí y todos quienes lleguen aquí como una posta en su camino personal.


Preguntó el príncipe: ¿Habrá en el futuro, quien pueda aprender y seguir los preceptos del Tao de vida que usted ha escrito en estos pergaminos de bambú?
Contestó el maestro: Por favor, amable príncipe, no te preocupes por eso.
Muchas, muchísimas generaciones después, si aún existen buscadores del Tao, hallarán estas enseñanzas.
Hua Hu Ching

Capítulo XVI - A. Waley

jueves, 22 de noviembre de 2007

Empuja lo suficiente hacia el Vacío,
afírmate firmemente en la Quietud,
y en las diez mil cosas que no puedes modificar.
Las he contemplado adonde regresan.
Mira, como sea, todas las cosas florecen,
retornan a la raíz de la cual crecieron.
Este retorno a la raíz se llama Quietud;
la Quietud se llama sumisión al Destino;
Lo que se sometió al Destino se convirtió en parte de lo eterno.
Conocer lo eterno es estar iluminado;
no conocerlo significa ir ciegamente hacia el desastre.
Quien conoce lo eterno tiene en sí lugar para todo;
quien tiene lugar en sí para todo está sin prejuicio.
Estar si prejuicio es ser regio,
ser regio es ser del Cielo,
ser del Cielo es estar en Tao.
Tao es eternamente, y quien lo posee,
aunque su cuerpo cese, no es destruído.

4 comentarios:

Nosotras mismas dijo...

Pasaba a saludar.

Un abrazo

ani. dijo...

muy bienvenida!
saludos.

Una mujer dijo...

el tao encuadró muchas ideas q yo siempre senti ...

este texto es muy bueno y muy buena la idea de subirlos aqui
te felicito

"Quien conoce lo eterno tiene en sí lugar para todo;
quien tiene lugar en sí para todo está sin prejuicio."

sin dudas la mejor parte a mi gusto

ani. dijo...

Hola, una mujer. Me alegra mucho que encuentres en el Tao continente para tus ideas. Me ha pasado también, muchas veces se comporta como un lugar de llegada, otras como punto de partida.
Gracias por tu felicitación, sos bien recibida cuando quieras venir.