Algunas de las múltiples versiones de este texto.
Un espacio para la búsqueda de la sabiduría perenne; un lugar de reflexión para mí y todos quienes lleguen aquí como una posta en su camino personal.


Preguntó el príncipe: ¿Habrá en el futuro, quien pueda aprender y seguir los preceptos del Tao de vida que usted ha escrito en estos pergaminos de bambú?
Contestó el maestro: Por favor, amable príncipe, no te preocupes por eso.
Muchas, muchísimas generaciones después, si aún existen buscadores del Tao, hallarán estas enseñanzas.
Hua Hu Ching

Capítulo XIX - J. Cruz

jueves, 3 de abril de 2008

Renuncia al conocimiento y no sufrirás.
Renuncia al conocimiento y deja de lado la erudición,
y el pueblo será largamente beneficiado.
Renuncia a la moralidad y rechaza la rectitud,
y los hombres retornarán al deber filial y al amor paterno.
Renuncia al engaño y arroja la ganancia,
y no habrá más bandidos y ladrones.

Sin embargo, estas normas son externas e insuficientes.
Mejor es que el hombre actúe libremente.
Muéstrate sencillo y guarda tu naturaleza primordial.
Haz que tu yo sea más pequeño y limita tus deseos.

Comentario (resumen)

Lao Tse comienza enumerando una serie de renuncias que ya hemos comentado en capítulos anteriores.
Ahora bien, luego de enumerarlas hace una pausa, piensa sobre lo dicho, y nos previene de que todo el Tao Te King puede también ser tomado como una serie de normas externas, de “tú debes”. Esa es una interpretación posible, que no estaría de acuerdo con el espíritu del pensamiento taoísta. De igual forma, el autor considera finalmente que lo mejor es actuar libremente. La idea es “yo propongo y tú fluyes actuando libremente”, haciendo lo mejor por tu vida. Señalando sin imponer, cumple su función de maestro.
Dejemos de buscar maestro y hagamos el trabajo nosotros mismos, las normas externas no sirven, justamente porque son normas, son estáticas, y porque son externas, impuestas por otros. Confucio, el conservador adversario de Lao Tse, decía sabiamente:

No te pases la vida buscando un maestro, sé tu propio maestro.

1 comentarios:

Recontra dijo...

Mire que soy vago, pero este blog es una maravilla.