Algunas de las múltiples versiones de este texto.
Un espacio para la búsqueda de la sabiduría perenne; un lugar de reflexión para mí y todos quienes lleguen aquí como una posta en su camino personal.


Preguntó el príncipe: ¿Habrá en el futuro, quien pueda aprender y seguir los preceptos del Tao de vida que usted ha escrito en estos pergaminos de bambú?
Contestó el maestro: Por favor, amable príncipe, no te preocupes por eso.
Muchas, muchísimas generaciones después, si aún existen buscadores del Tao, hallarán estas enseñanzas.
Hua Hu Ching

Capítulo XXII - A. Waley

sábado, 8 de noviembre de 2008

Para permanecer total, ¡retuércete!
Para volverte derecho, déjate doblar.
Para volverte lleno, está hueco.
Está andrajoso, para que puedas renovarte.
Aquéllos que tienen poco, pueden conseguir más.
Aquéllos que tienen mucho, están perplejos.
Por tanto el Sabio
abraza a la Unidad Prístina.
Sometiendo a prueba mediante ella a todo bajo el cielo.
Él no se muestra; por tanto se le ve por todas partes.
Él no se define, por tanto es distinto.
No se jacta de lo que hará, por tanto tiene buen éxito.
Él no está orgulloso de su obra, y por tanto perdura.
Él no compite.
Y por esta misma razón nadie bajo el cielo puede competir con él.
Así pues, vemos que el dicho antiguo
“Para permanecer total, ¡retuércete!”
no es una palabra vana;
pues la totalidad verdadera sólo puede alcanzarse mediante retorno.

Nota: “mediante retorno” se refiere a volver al Camino.

3 comentarios:

Parafraseando mi alma dijo...

E X C E L E N T E...
Ya lo habia leido hace un tiempo...q bueno volver a leerlo, siempre hace bien!
Besitos y buena semana!

El "habil" Keké dijo...

Muy bueno este Waley, lo ha clavado.
Bsss para ani.
Que buen trabajo.

ani. dijo...

Me alegra aportarles algo valioso. Gracias a los dos!!