Algunas de las múltiples versiones de este texto.
Un espacio para la búsqueda de la sabiduría perenne; un lugar de reflexión para mí y todos quienes lleguen aquí como una posta en su camino personal.


Preguntó el príncipe: ¿Habrá en el futuro, quien pueda aprender y seguir los preceptos del Tao de vida que usted ha escrito en estos pergaminos de bambú?
Contestó el maestro: Por favor, amable príncipe, no te preocupes por eso.
Muchas, muchísimas generaciones después, si aún existen buscadores del Tao, hallarán estas enseñanzas.
Hua Hu Ching

Capítulo XVII - R. Wilhelm

lunes, 17 de diciembre de 2007

Cuando gobierna un Gran soberano,
el pueblo apenas se da cuenta de su existencia.
Ama y alaba a los gobernantes menos grandes,
teme a los inferiores,
y desprecia a los malos.
¡Con cuánta prudencia hay que medir las palabras!
Cuando las obras están acabadas
y los asuntos siguen su curso,
toda la gente piensa:
“Somos libres”

Comentario (resumen)

La graduación de los príncipes es muy significativa. Comparemos la segunda parte con esta canción popular de los tiempos del emperador Yao:

“Se levanta el sol, y voy a trabajar.
Se pone el sol, y voy a descansar.
Cavo un pozo, y bebo.
Labro un campo, y como.
El Emperador ¿qué me da a mí?

(Todo lo que tengo se lo debo a mi propio trabajo, no al emperador)

4 comentarios:

sabina dijo...

Me encnata visitar el tao y que me hable. Bendiciones para ti Ani es una fortuna haber coincidido contigo.

Sabina

ani. dijo...

Muy agradecida por tus palabras, Sabina y por tus bendiciones! Ojalá esta etapa llamada 2008 te sea propicia!

Steki dijo...

Hola Ani, muchas felicidades para este 2008 que comienza.
Me gusta la onda de tu blog.
SALUTE!
BACI, STEKI.

ani. dijo...

Steki: gracias por pasar, celebro que te guste, felicidades para vos también!