Algunas de las múltiples versiones de este texto.
Un espacio para la búsqueda de la sabiduría perenne; un lugar de reflexión para mí y todos quienes lleguen aquí como una posta en su camino personal.


Preguntó el príncipe: ¿Habrá en el futuro, quien pueda aprender y seguir los preceptos del Tao de vida que usted ha escrito en estos pergaminos de bambú?
Contestó el maestro: Por favor, amable príncipe, no te preocupes por eso.
Muchas, muchísimas generaciones después, si aún existen buscadores del Tao, hallarán estas enseñanzas.
Hua Hu Ching

Capítulo XXI - R. Wilhelm

miércoles, 13 de agosto de 2008

El contenido de la gran VIDA
procede enteramente del SENTIDO.
El SENTIDO origina las cosas
de una manera tan caótica, tan oscura.
Caóticas y oscuras,
son las imágenes que contiene.
Oscuras y caóticas,
son las cosas que contiene.
En sus insondables tinieblas
se esconde la Semilla.
Dicha Semilla es absolutamente verdadera,
segura, no falla.
Desde los tiempos más remotos hasta hoy,
jamás se ha podido prescindir de los nombres
para entender las cosas.
¿Cómo puedo conocer la naturaleza de la creación?
Por ella misma.

Comentario

La línea decrece desde el SENTIDO hacia la realidad, en correspondencia con el desarrollo creciente que encontramos en el cap. 16 y el 25.
Del SENTIDO procede primero la VIDA, calificada de grande. La existencia surge atravesando los estados de la Idea, del Ser, de la Semilla, de la realidad.

Hay interpretaciones alternativas para la parte final: “Desde los tiempos remotos hasta hoy no se puede prescindir de su nombre porque de él proceden todos los comienzos”. El nacimiento de todas las cosas a partir del SENTIDO posibilita su comprensión a través de él, o sea: como la existencia posee una lógica inmanente, es posible mediante la lógica (conclusión parecida se encuentra en el cap. 54)

6 comentarios:

El "habil" Keké dijo...

Hola soy Juan desde Valencia, tu blog es una joya, que lo sepas.
Me encanta y me engancha. Un abrazo y mis felicitaciones.

ani. dijo...

Bueno, muy agradecida, Keké.
Joya es un tanto excesivo, es un humilde intento de comprensión de mi parte y de dar a conocer estas palabras, tal vez alguien que no las haya leído nunca se sienta atraído, y ahí habrá cumplido su función!
Saludos

El "habil" Keké dijo...

Ani, existe alguna versión, que sea tu preferida o que destacarias especialmente.

ani. dijo...

Perdón Keké por la demora en contestar.
En realidad son todas tan disímiles, en interpretación y estilo, que no es fácil; cada uno se sentirá más cerca de una que de otra, en el fondo se cumple eso de que el Tao Te King habla al corazón de cada uno de modo distinto, pasando por encima de las discrepancias linguísticas. A mí me suenan más cerca las versiones más poéticas, a veces incluso prefiero algun capítulo de una y otro de otra. Si me atengo a las palabras de Alan Watts, gran conocedor del tema y del idioma chino, las mejores versiones serían la de Thomas Cleary y la de Lin Yu Tang. Salvo que ambas van del chino al ingles con lo cual al castellano ya hay un paso intermedio. Resumiendo: en castellano, de las que conozco, tal vez me quedaría con la de José M. Tola, porque es del chino al español, sin escalas, y carece de adornos, interpreta sólo donde no queda más remedio.
Tengo un lector español también que está fascinado con la de Ursula K. LeGuin, que es por lejos la que mejor rescata el aspecto poético del texto. En fin, te convido a que decidas por vos mismo.
Muchos saludos

El "habil" Keké dijo...

Gracias Ani.
Estoy construyendo un pequeño espacio anárquico de textos que me gustan e inspiran.
Cuando lo veas comprenderás mi satisfacción con tu blog.
perlasamarillas.blogspot.com
Un abrazo ani es un placer ciberconocerte.

Fran Xavi Forés dijo...

Me justa